Reflujo gástrico

Para reducir el reflujo gástrico, los especialistas recomiendan tres tipos de tratamientos:
Postural, dietético y farmacológico.

Reflujo gástrico

a) Postural y general

No acostarse después de comer y esperar dos o tres horas antes de irse a dormir después de la cena.
Elevar la cabecera de la cama de 8 a 10 cm.
Bajar de peso.
Dejar de fumar.
Evitar la ropa ceñida o el cinturón demasiado apretado.
Evitar comer en exceso, y por el contrario, procurar comidas ligeras y más frecuentes durante el día.
Evitar, en la medida de lo posible, las aspirinas y la mayoría de los medicamentos para el dolor.

b) Pautas dietéticas

Ingestas de poco volumen y alta periodicidad. 5 comidas diarias es una buena idea: desayuno, media mañana, almuerzo, merienda durante la tarde y cena, que es aconsejable que sea al menos 2 horas antes de acostarse.

El arroz y el pan, las judías, y el tofu (queso de soja) pueden ser una buena ayuda para disminuir el ácido, y además son alimentos suaves. No se debe exagerar, porque el exceso de cualquier alimento puede estimular a su vez la producción de ácido.

Eliminar alimentos que disminuyen la presión del esfínter esofágico inferior: alcohol, tomate (sobre todo pasta con tomate), ajo, cebolla, chocolate, grasas, quesos fermentados y muy curados, bebidas con burbujas (refrescos, cava o vino blanco).

Las temperaturas de los alimentos son importantes. El excesivo frío o calor son irritantes de la mucosa gástrica. Se aconseja comerlos templados.

Alimentos a evitar:  zumos de cítricos, vinagre, tomate y derivados, pimienta, mostaza, algunos productos integrales o melón, pepino, pimiento.

Las verduras y frutas crudas deben ser peladas y sin semillas.

La carne no debe estar demasiado cocida, y al cocinarla a la parrilla, la costra tostada es irritante. Se prefieren las carnes hervidas. Los alimentos fritos son desaconsejados en general, así como las comidas muy compuestas y condimentadas.
Las carnes blancas son menos irritantes que las rojas, ya que son más fácilmente digeribles y permanecen menor tiempo en el estómago.

La leche, que ha sido un pilar del tratamiento, de hecho estimula la secreción de ácido gástrico. No debe ser eliminada de la dieta, pero se aconseja consumir la que es LIBRE EN LACTOSA.

La actividad física no debe ser excesiva. Se deben evitar deportes que impliquen un esfuerzo físico demasiado intenso

c) Medicamentos

Por último, el médico es quien debe aconsejar el uso o no de medicamentos tales como antiácidos comunes, los bloqueantes H2, inhibidores de la bomba de protones, etc.

El tratamiento se basa en:

1) Medicamentos que bloquean la producción de ácido en el estómago, tales como:

a) Antagonistas de los receptores H2, como Ranitidina y otros.
b) Inhibidores de la bomba de protones, como Omeprazol y otros de su misma familia.

2) Medicamentos que aumentan la fuerza del esfínter esofágico inferior.

Hierbas que pueden ser beneficiosas:

Regaliz: El regaliz, en particular el regaliz masticable sin glicirricina (DGL), ha demostrado ser un tratamiento efectivo para curar las úlceras estomacales y duodenales; sin embargo, no se han hecho estudios del regaliz en relación con la RGE.

Jengibre: En realidad sirve. A diferencia de los fármacos, no produce efectos secundarios, ni siquiera somnolencia porque su vía de acción no es el sistema nervioso. Además es un remedio excelente contra las náuseas, tanto en polvo, galletas o bebidas (Ginger Ale).

Cambios en la dieta que pueden ser beneficiosos: Consumir alimentos o bebidas con menta verde, yerbabuena o cualquier otra especia con aceites aromáticos fuertes provoca la relajación del esfínter esofágico inferior y puede contribuir a los síntomas en personas con RGE. El chocolate también relaja el esfínter esofágico inferior y puede causar acidez. Las bebidas ácidas como jugos, café y té, lo mismo que las bebidas carbonatadas, el alcohol y la leche, también se han relacionado con un incremento en las agruras acompañadas de dolor.

Dieta baja en grasas: No está claro si reducir el consumo de grasas en la dieta es importante en los pacientes con RGE. Siempre se ha recomendado a los pacientes con esta enfermedad que observen una dieta baja en grasas, porque los alimentos grasos parecen asociados a un incremento en la acidez y porque se ha visto que los alimentos con grasas debilitan el esfínter esofágico inferior tanto en personas saludables como en quienes padecen RGE. En el libro “qué comer si tengo reflujo gástrico” cuenta recetas muy saludables.

Leche de vaca: Los bebés que sufren de RGE pueden tener alergia a la leche de vaca. Algunos estudios pequeños estimaron que la alergia a la leche era la causa de RGE en alrededor del 20% de los niños con este problema; sin embargo, un estudio más grande, con 204 bebés con RGE, diagnosticó alergia a la leche de vaca en el 41%. En estos bebés, los síntomas del reflujo mejoraron al eliminar de la dieta los productos lácteos.

Este problema conocido como esofagitis requiere habitualmente tratamiento médico. Sólo una mínima parte de las personas que presentan este problema necesitan cirugía para corregir su enfermedad.

¿Te ha gustado? Compártelo en facebook por favor. Gracias!

Comentarios

  1. Cristóbal dice

    He probado un remedio natural que me ha ido muy bien. Todas las mañanas desayuno en ayunas el zumo de 2 naranjas con 1 limón (el limón de los grandes, no de malla) y aunque pueda parecer una locura no lo es. El limón le quita la acidez a la naranja. El caso es q después de muchos tomando omeprazol, llevo ya 3 meses y estoy perfecto. Se lo comenté a mi estomatólogo y me ha dicho que a veces como en mi aso va bien.

    El caso es que no me lo creo después de tantos años! Un remedio natural que en mi caso ha funcionado!

Deja un comentario