Red Social Foros
Compartir con Google
  • Foro Moda
  • Cómo vestir bien?

    Pregunta en nuestro foro!

Experiencias de Personas con la Muerte.

Ciertamente, las opiniones discrepan en lo tocante a la experiencia en las puertas de la muerte. Algunos expertos creen que es una previsión auténtica del otro mundo, mientras que otros lo consideran una alucinación. ¿Podrá demostrarse alguna vez la realidad de la experiencia de una muerte próxima?.

A continuación detallamos unas historias relacionadas con este tema. A partir de aquí sólo depende de ti creer o no creer.

PRIMER CASO

Esta experiencia el ocurrió a Kimberly Clark, asistente social en Seattle, aunque no fue directamente a ella. Esta se produjo cuando Clark atendía a una paciente llamada María. María había sufrido un ataque al corazón, sobrevivió a la crisis pero sufrió un segundo ataque que la puso a las puertas de la muerte mientras se recuperaba en el hospital. Gracias a los medios tecnológicos del hospital fue fácilmente reanimada. Kimberly se sorprendió cuando la mujer le dijo: "me ocurrió algo muy extraño mientras los médicos me atendían. Me encontré mirándoles desde el techo cuando estaban trabajando en mi cuerpo". La asistente presumió que María estaba confusa, pero se sintió más interesada cuando la enferma le dijo que, mientras estaba actuando fuera de su cuerpo, había "volado" hasta la cornisa de la 3ª planta del edificio, donde había visto un zapato de tenis.

Para creer que realmente lo que manifestaba la paciente era cierto, Clark subió a la 3ª planta en busca del zapato. "Por fin -declaró-, encontré una habitación desde la cual, acercando la cara al cristal hacia abajo vi el zapato de tenis. Mi posición era muy diferente de la que había tenido que ocupar María para saber que el dedo pequeño del pie había gastado una parte del zapato, que el cordón estaba pegado debajo del tacón y otros detalles que eran invisibles para mí. La única manera en que habría podido tener tal perspectiva era flotando en el exterior y a muy poca distancia del zapato. Recogí éste y lo llevé a María. Era, para mí, una prueba muy convincente".

SEGUNDO CASO

En septiembre de 1991, Jennifer Ruiz, natural de Puerto Rico, ingresaba de urgencia en el Hospital de San José, el motivo una complicación con su marcapasos. Tras muchas horas en el quirófano, los médicos lo dejaron por imposible y certificaron la muerte de la joven mujer de 38 años a las 17:30. Cuando a los pocos minutos terminaban de preparar el quirófano y a la fallecida para llevarla al depósito, la máquina de las pulsaciones comenzó a pitar, y Jennifer comenzó a abrir los ojos, eran las 17:43. Los médicos, perplejos, hicieron atendieron a Jennifer y consiguieron establecer su pulso.

Unas horas después, recuperada del susto, Jennifer contaba lo siguiente a los médicos y enfermeras que la habían atendido: "lo último que vi antes de ser trasladada fue a mi hija que dialogaba con el conductor de la ambulancia. Entonces, todo se volvió oscuro, comencé a flotar como por una especie de túnel, en el que a lo lejos se divisaba una luz. Cuando llegué a ella, un señor con una túnica blanca me hizo pasar por una especie de puerta. Cuando dejé atrás el umbral y miré atrás ya no estaba allí ese hombre, entonces me quedé mirando alucinada a mi alrededor, estaba rodeada de una inmenso jardín, con todo lo que yo había soñado. De pronto vi a lo lejos acercarse a unas personas que resultaron ser mis padres, que me dijeron que hacía aquí tan pronto, que bajara de nuevo a mi mundo y siguiera adelante, que aún me quedaban cosas por hacer, y que no me preocupara por ellos que estaban muy bien. Luego, me dijeron, -ya nos veremos- y dándose media vuelta fueron perdiéndose en aquel verde jardín. Entonces empecé a caer por una especie de agujero, en el que fui recordando toda mi vida: mi comunión, mi boda, mi parto, etc..., hasta que una voz me dijo. -Ya puedes abrir los ojos-. Cuando los abrí les vi a ustedes a mi alrededor con las caras desencajadas".

TERCER CASO

Este último caso ocurrió hace unos años en un pueblo de Inglaterra. Jonas había salido como cada noche con sus amigos a dar una vuelta por el pueblo. Ese día decidieron que irían a Birmingham a pasar la noche, ya que les habían hablado de un bar muy bueno. Una vez allí, y después de tomar unos refrescos, cada uno se fue por su lado, quedando en el coche tres horas después, para volver a casa. A eso de las 22:00, Jonas vio a una muchacha que estaba sola en la barra, y decidió entablar una conversación con ella. Ella se llamaba Margaret, le dijo que era estudiante y que vivía allí en Birmingham, que había quedado con una amiga pero que no se había presentado. Después de hablar un rato decidieron dar una vuelta por el barrio, hacía frío, y Jonas le ofreció su cazadora, que Margaret aceptó con mucho gusto. Pasado el rato, Margaret comentó que tenía que irse a casa. Jonas la acompañó hasta la calle donde vivía, ya que ella se empeñó en que no fuera hasta su puerta. A continuación, Jonas, volvió al bar de donde había salido, y poco después volvió a su casa con sus amigos.

Al día siguiente, Jonas se levantó y decidió ir a casa de Margaret a recuperar su cazadora que le había dejado para que no pasara frío. Cuando llegó al número que Margaret le había dicho, llamó al timbre, y salió el que sería el padre. "Buenos días", -dijo Jonas-, "me llamo Jonas, y soy un amigo de su hija Margaret, anoche estuve con ella dando una vuelta y como hacía frío le presté mi cazadora. ¿Está ella en casa?. Le puede decir que he venido a por la cazadora y a verla". El padre, con lágrimas en los ojos, y bastante enfadado gritó a Jonas que se dejara de bromas y que desapareciera de su vista, que su hija hacía una semana que había muerto en una accidente de coche. Jonas se quedó blanco y empezó a temblar, entonces el padre comprendió que no estaba bromeando, y le invitó a pasar. Después de charlar un rato decidieron ir al cementerio donde habían enterrado a Margaret. La sorpresa de los dos fue mayúscula cuando contemplaron atónitos que la cazadora se hallaba en lo alto de la tumba de Margaret.

Recomendar | Ayuda | Publicidad

© Copyright 1999-2014, ViaJoven.com Todos los derechos reservados
, ViaJoven.com (viajoven.com)
Aviso legal (aviso legal)