• Foro de Actualidad

    ¡Habla de cualquier cosa que te apetezca!

    La viscoelástica es un material que se adapta al cuerpo y al calor corporal favoreciendo la circulación y aliviando los puntos de presión le llaman también memorifon por su capacidad de memoria pones la mano y le cuesta mucho volver a su estado original a diferencia del latex, el latex es un producto que es cien por cien natural, lo sacan del árbol, pero a nosotros nos gusta menos porque es mucho mas caro y encarece el precio del producto final y a largo plazo se descompone llegando incluso a ser arenilla y antes de convertirse en arenilla se acaba poniendo mucho mas duro de lo que en principio era el colchón. Luego también existen colchones de viscoelástica con gel lo que conseguimos con el gel es que la viscoelástica aunque se supone que en principio es atermico que no debería dar calor pues dependiendo de la densidad de la viscoelástica se pone gel y seria un producto mas fresquito en verano e da mas sensación de frescor y en invierno te da mas sensación de calor

    Estar en paro también tiene sus cosas buenas. Y es que gracias a la increíble cantidad de tiempo libre del que dispones, comienzas a darte cuenta de ciertos detalles, a cerciorarte más aún, si cabe, lo vilmente que nos engaña nuestro propio país. El otro día iba paseando por mi barrio, cosa que, ni se me pasaba por la cabeza cuando tenía trabajo, y me di cuenta de que ya no estaban ni la mitad de comercios que recordaba. La zapatería de mi vecina, la frutería de esa anciana tan maja que siempre me dejaba llevarme alguna fruta extra para mis hijos, el rechonchete dueño de aquel bar que solía frecuentar en verano… Todos habían desaparecido. ¿Quiénes resultaron ser los sustitutos? Chinos. El ya casi legendario “todo a 100” ha sido sustituido por los bazares, las tapitas de queso y jamón por cerdo agridulce y frituras de a saber qué y ropa y calzado de algodón y cuero por barata, alérgica y fácilmente deteriorable (aparte de una estética pésima) polipiel y plástico. China arrasa a base de bienes de bajo costo y calidad más entrecomillada. En este tipo de tiendas podemos encontrar por ejemplo los clásicos “tupperware” a muy bajo precio, pero la pregunta es ¿Tienen la misma calidad? Somos conscientes de que lo barato sale caro pero pensamos “Me hace el apaño”. ¿Quién no los ha visitado? Cierran más tarde que las tiendas comunes y abren los domingos. “Se ha fundido la bombilla” o “¿Dónde puedo encontrar un disfraz de carnaval barato? En los chinos. La crisis, ha hecho que el mercado chino aún se expanda más. El consumidor los busca como establecimientos alternativos para ahorrar. ¿Por qué gastar 15€ en un paraguas si puedo encontrarlo por 3€? Después de un vistazo análisis previo por Internet de la situación de los productos “made in china” puedo afirmar que se encuentran con una imagen negativa y degradada. ¿De verdad merece la pena gastarse 3€ en un paraguas que te va a durar dos semanas (1 o 2 días si lo usas en días de lluvia fuerte)? ¿o gastarse 15€ y que te dure años? (Eso si no pierdes el paraguas o te lo dejas en el bar) Chinos, tan útiles como desconfiados, tan listos como timadores. "Todo balato, todo mielda"

    Aparece en el confidencial la última noticia del que se cree entre otras cosas el nuevo Robin Hood del siglo XXI. Sánchez Gordillo (el rey de las subvenciones) oculta 200.000 euros (recibidos de la Junta de Andalucia) para construir unas viviendas que debió de empezar en 2010. De estas viviendas no se sabe nada. Sin embargo sí sale a la luz cada vez que hace algo de sus actos heroicos como el asalto a Mercadona. Si la solución para solucionar los problemas de este país, es asaltar mercadona (que entre otras cosas da puestos de trabajo y por lo tanto genera riqueza y da de comer a familias) pues apaga y vámonos. Y lo peor es ver el trato que recibieron las cajeras (empujones, insultos, amenazas...) y es paradójico ver como esos mismos que hablan de machismo, violencia de género, derechos de la mujer... no dicen ni "mú" de sus compañeros de partido. A Sánchez Gordillo le veo mas futuro en Torrente 5 que en otro sitio.

    La televisión fue un invento maravilloso. Recuerdo antaño como todos los fines de semana nos reuníamos mi familia y yo, cuando no era más que una niña, para ver la película de los sábados. Eran momentos que disfrutaba y que guardo dentro mio como el más preciado tesoro. La televisión ayudó a la extensión del conocimiento humano, llenando las aulas, casas, centros comerciales, e incluso autobuses con toneladas y toneladas de información, programas interesantes, de calidad, que nos hacen crecer como personas, obtener un nuevo punto de vista, abrirnos la mente, e incluso hacernos reír, llorar, emocionarnos... en definitiva, entretenernos. Sin embargo, también puede ser el ojo del huracán de la palurdez humana, y más aún cuando, siendo ciudadanos con un modesto salario o una fría relación con el electrodoméstico rey, estamos atrapados ante la ignorancia de lo que la televisión estatal nos coloque ante las narices. Ayer, como siempre, salí del trabajo cansada, a eso de las dos y media de la tarde. Y cuando estás así de cansada, lo único que se te apetece es llegar a casa, descalzarte y besar a tus hijos. Cuál fue mi sorpresa cuando, al hacerlo, observé en ese momento lo que estaban viendo a través del televisor: Un alijo de cuerpos sudorosos y pueriles bailoteando unos junto a los otros, groseros hasta la saciedad, alcohólicos hasta el extremo del vómito y desconectados de toda capacidad intelectual, que se dedican a ir de disco en disco, de fiesta en fiesta, de desmadre en desmadre, practicando el sexo en público sin importarles cómo, cuándo o con quién (e inclusive, quienes). Es en ese mismo momento cuando vi todos mis años de vida pasar, todo el esfuerzo por educar a mis hijos, toda la decencia y miramiento por los demás que yo misma les habían inculcado con toda mi ilusión, todo, se desvanecía y se reducía a una sórdida escena protagonizada por un grupo de prehomínidos de apenas 20 años haciendo barbaridades ante las cámaras. "Gandía Shore" era el logo que lucía una de las esquinas de mi televisor, programa de indudable origen americano, pero introducido en España por la MTV con intención de... ¿de qué? ¿Que pretenden mostrarnos? yo solo veo a unos niños perdidos, frivolizados por la televisión, usados como monos de feria, y lo peor es que, colocan ese tipo de programas en un horario no precisamente intespectivo, junto con programas del corazón, mientras que, a las dos de la mañana, en Neox, echan series con un carácter cómico menos adulto, como pueda serlo "Aqui no hay quien viva". Literalmente, el mundo al revés. El ansia de la fama y el dinero nos corrompe, vendemos la intimidad del de al lado a quién esté dispuesto a enriquecernos, aunque sean los ojos inocentes de unos niños de doce años que, sin duda, fueron inducidos por las masas, por la "moda" del perreo, los vicios y la promiscuidad, siendo éstos los sustitutos de una moral digna y un respeto merecido hacia el prójimo. Ésto está tan a la altura de lo intolerable como pueda estarlo el tráfico de mujeres y su posterior prostitución, pues apenas una fina línea separa la gravedad de una situación con respecto a la otra. ¿Hacia dónde avanza el mundo? Que América sea una gran potencia no significa que todo lo que salga de ella sea digno de ser transformado en algo nuestro, nuestros jóvenes no merecen ser vistos con una superficialidad tan ruin y poco productiva, nada más lejos de la realidad, puesto que, después de todo, y como bien apostilla aquélla célebre frase estelar, "el show debe continuar", por mucho que muchos quieran ponerse la venda en los ojos y realmente piensen que ésa es la más cruda realidad. Yo digo que valemos más que unos sucios fajos de billetes manchados con la indeleble tinta de la vergüenza. L.M. F.B.A.

    Las nuevas tecnologías y medios de comunicación crean nuevas formas de sociabilizarse. Esto es algo que bien ya sabemos todos. Al igual que sabemos que el poder y el dinero emponzoña el carácter humano y que muchos serían capaces de traspasar la línea de la moralidad hasta límites insospechados por un poco de esa traidora compañera llamada “fama”.
    Cuando esta serie de conceptos son seleccionados, mezclados y condimentados con un público ávido de morbo, da lugar a un cóctel molotov tal como lo son programas como “hombres, mujeres y viceversa”, en el cuál son invitados anónimos ilusionados por encontrar el amor de su vida. Parece tener una inocente intención ¿verdad? Pero vayamos un paso más allá del trasfondo del asunto. Nos encontramos ante un grupo de personas, todas jóvenes, y, qué casualidad, bellezones dignos de lucirse en la mismísima Interviú y enjugados en aceite, sin apenas estudios o trabajo (los pocos con trabajo se dedican al mundo nocturno, ya sea como porteros de discoteca, stripers, bailarines exóticos…) que buscan como pareja a otra persona, que llaman “tronista”, con las mismas características que las anteriores, de la que quedaron, en teoría, prendadas, insisto, sin siquiera conocerla. Encontramos aquí la primera razón del sinsentido del programa: Al parecer sólo los guapos tienen o pueden encontrar el amor de su vida. Descarado fomento de una clara “utopía” y vana superficialidad donde los haya, por favor.
    Pero ahí no queda la cosa, que ojalá. Como si no fuera evidente la clara existencia de un guión estipulado ( y con un lenguaje digno de estar presente en el fondo de un retrete), dicho programa se toma la libertad de sacar a la luz confidencias de los pretendientes, confidencias como, por ejemplo, resultan ser homosexuales, o están saliendo con otras personas, o que salen de fiesta “pá ligar”.
    Si realmente esto fueran confidencias, ¿por qué saldría una temática denunciable en pantalla? ¿por qué procuran, sin embargo, susodichos pretendientes, a pesar de dichas razones, permanecer el mayor tiempo posible en el programa?
    Como si no fuera suficiente esto, es sabido por todos que, una vez pretendiente y tronista acaban juntos, ganando el premio del programa (que casualidad, ¡en metálico!). A las dos semanas, por arte de birlibirloque, han roto. No sólo estos jóvenes usan este programa para sacar dinero, sino que encima lo usan como trampolín para dar el salto a la televisión. Nos están vendiendo una mentira, no sólo falta de escrúpulos, sino de humanidad. ¿Dónde quedaron aquellos tiempos en los que un par de personas que se conocen un buen día, cruzaron miradas y sintieron una punzada en el pecho? ¿Dónde quedaron aquellos tiempos en los que ese par de personas que, al cabo de paciencia y tiempo, acabaron queriendo compartir el resto de su vida? ¿Dónde quedaron aquellos tiempos en los que simplemente mantener una conversación agradable en cualquier cafetería con esa persona que tú querías significaba mucho, muchísimo más que acostarse mil veces con mil personas diferentes? El concepto “amor” ha quedado frivolizado, encerrado, apartado, confundido entre una amalgama gachosa como puede serlo la fusión de la codicia y la trivialidad del retorcimiento de la mente humana.
    El amor no se halla en un plató lleno de gente guapa que cobra por programa que siga sentado en una silla. L.M. F.B.A.

    Ya hace tiempo que en mis clases de Informática para adultos observo que tienen miedo al fracaso, a cometer un error, a romper el ordenador o a estropear o perder algo, también a decirse a uno mismo esto no es para mi o yo no sirvo para eso, solo cuando superan estas barreras y descubren una utilidad practica como poder hablar con sus hijos en el extranjero o consultar cosas en internet es cuando empiezan a liberarse de todos los miedos y con eso a aprender. La finalidad de las clases es fomentar la iniciativa de las personas adultas para convertirlos en ciudadanos activos, con capacidad de decidir y participar en acontecimientos personales, sociales y culturales y pasar un buen rato aprendiendo. Espero que estéis de acuerdo y escribáis que opináis al respecto