10 señales que muestran química entre dos personas

¿Cómo sabes si tienes química con una persona? A veces, te encuentras con alguien y te atrae de inmediato. Las chispas vuelan y es como si el mundo entero se ralentizase. Y te das cuenta y sientes que están experimentando lo mismo que tú.

Esta es una idea romántica del amor pero representa lo que es la química. Es una conexión instantánea, un vínculo intuitivo y algo que desencadena muchas buenas relaciones. El magnetismo suele ser poderoso y palpable, imposible de ignorar.

Pero las dudas comienzan a surgir poco después. ¿Fue realmente una atracción mutua? ¿O solo fuiste tú creyéndote que era química cuando en realidad solo fue una película que tú te montaste? A veces, las líneas pueden volverse borrosas, por lo que es difícil decirlo con seguridad.

Si estás experimentando estas emociones fuertes y no estás seguro de qué hacer con ellas, solo debes prestar atención a lo que está sucediendo. Si se trata de química real, es probable que notes algunas de estas señales de química que surgen entre dos personas.

Indice del contenido

10 SEÑALES QUE MUESTRAN QUÍMICA ENTRE DOS PERSONAS

1. LENGUAJE CORPORAL

La comunicación no verbal es tan clave como la comunicación verbal para garantizar una química positiva y determinar que la comunicación sea efectiva en general. Imagínate, por ejemplo, diciendo que lo sientes mientras tienes los brazos cruzados, comparado con disculparte y dando un abrazo además. ¡Eso marca toda la diferencia!

Además, las señales no verbales a menudo son más difíciles de controlar: puedes pensar en tus palabras, pero debes ser muy consciente de las reacciones y movimientos naturales de tu cuerpo para evitar que tu lenguaje corporal sea obvio. Esta es la razón por la cual el lenguaje corporal desempeña un papel tan importante en la detección de esa química.

Algunos signos del lenguaje corporal de la química entre dos personas son:

  • Inclinarse el uno hacia el otro
  • Ponerse rojo
  • Morderse el labio inferior
  • Manos sudorosas o inquietas
  • Jugar con el pelo
  • Cruzar y descruzar las piernas constantemente.

El lenguaje corporal es delator y transparente. Revela muchas cosas que intentamos ocultar. Es por eso que estas señales sutiles pueden mostrar química, atracción y una buena relación cuando la comunicación verbal no puede. Si los dos mostráis un lenguaje corporal similar, ¡es una buena señal!

2.- EL CONTACTO VISUAL ES INTENSO

El contacto visual es muy intenso cuando hay química. Con solo ver cómo dos personas se miran, puedes decir mucho sobre lo que pasa y su conexión. Dicen que los ojos son el espejo del alma, entonces, ¿qué mejor manera de conocerse que a través del contacto visual?

Cuando sientes química con alguien, tiendes a mirarlos automáticamente. No puedes evitarlo; es como si tus ojos se sintieran atraídos por su propio ser, y no puedas mirar hacia otro lado, a menos que te pillen in fraganti, en cuyo caso desvías la mirada rápidamente y finges que no habías hecho nada de nada.

Pero eso no significa que esas dos mismas personas que entimidecen cuando se miran, no mantengan largos períodos de contacto visual. Se miran a los ojos cuando hablan e interactúan hasta que se vuelve demasiado intenso y tienen que mirar hacia otro lado. Algunas “posturas” de los ojos también indican química, como:

  • Pupilas dilatadas
  • Cejas arqueadas
  • Una mirada fija, de enfoque.
  • Una mirada que va de los labios a los ojos.

3.- LIGAS, PERO MUY SUTILMENTE

Cuando hay mucha química entre dos personas, todo se siente más intenso e increíble. Es por eso que tu coqueteo es suave y tenue. Incluso las señales más sutiles pueden sentirse como gloria.

Experimentas todo con mucha más fuerza, hasta el punto de que incluso solo los abrazos o los besos en la mejilla pueden parecer mucho. Puedes prolongar los abrazos o besar con más cariño, y todo lo sientes como mucho más apasionado de lo que otras personas pueden pensar.

Además, el coqueteo sutil puede ser una manera para que dos personas expresen su atracción mutua sin que sea obvio para quienes les rodean. Esto hace que parezca que hay un pequeño secreto que ambos comparten. En los comienzos de una relación, puedes ser especialmente sutil, ya que ambos estáis aprendiendo a navegar por las complejidades de la química.

4.- LAS SONRISAS DELATAN

Es difícil no sonreír cuando estás con alguien que te gusta. Después de todo, estás sintiendo ese poderoso magnetismo que os atrae el uno al otro, y no hay nadie más en el que prefieras estar en ese momento. ¿Cómo no vas a sonreir?

Si no podéis dejar de sonreír, ¡hay muchas posibilidades de que exista una química real! Os miráis y automáticamente os sentís más positivos. Una simple mirada y el día se te ilumina. Ese es el poder de la química.

Química entre dos personas
Foto: Peter Albert

5.- NOTAS PEQUEÑOS DETALLES

Los pequeños detalles importan y mucho. Por lo general, nos referimos a gestos de amabilidad, pero en este momento nos referimos a que notar esos detalles minúsculos en otra persona puede ser un gran signo de que hay química. Por ejemplo notáis que:

  • Un nuevo peinado
  • Pequeñas cosas favoritas de la otra persona.
  • Nueva ropa
  • Qué tomas para beber
  • Tics o hábitos nerviosos
  • Hace por animarte

Esto también significa que recordaréis muchas cosas de los dos (historietas vividas). Esto se debe a que ambos os prestáis mayor atención porque tenéis un interés mutuo.

6.- OS OBSERVÁIS

Incluso en un sitio repleto de personas, estáis atentos el uno al otro. Estás muy pendiente en lo que el otro está haciendo o diciendo, incluso si no estáis interactuando en ese momento.

Esto también te pasa en tu día a día. Miras el móvil para ver que ha hecho en sus redes sociales. Te despistas en el trabajo pensando en esa persona. Te olvidas de otras cosas porque piensas en la otra persona.

7.- SE PIERDE LA NOCIÓN DEL TIEMPO

Cuando estás con esa persona, las horas son minutos. El tiempo vuela de tal manera que te sorprende, y siempre sientes que el tiempo ha pasado demasiado rápido y que te hubieses quedado un rato más hablando. Esto puede ser por:

  • Conversaciones profundas y largas: es como si pudieras hablar y hablar de por vida sin cansarte.
  • Compartir hobbies comunes o actividades juntos.
  • Disfrutando de un cómodo y apreciado silencio.
  • Simplemente pasando el tiempo juntos.

Incluso disponiendo de todo el tiempo del mundo, nunca crees que podrías aburrirte con ella/él. Es un sentimiento increíble, y solo es posible con grandes dosis de química.

8.- SE RESPIRA TENSIÓN

La química puede hacer que la tensión se note y esto es bueno y un poco problemático al mismo tiempo. Puede ser que por culpa de esa tensión se mal interpreten algunas cosas o haya mal entendidos. Y esto es debido a que la sensibilidad está a flor de piel.
 
El truco es intentar mantenerse racional, ser positivo y no dejes de sonreirle.

9.- NO DEJÁIS PASAR LA OPORTUNIDAD PARA VOLVEROS A ENCONTRAROS

Cuando tienes que estar lejos de esa persona, le echas de menos y mucho. Intentáis averiguar donde encontraros porque tenéis ganas de veros. Estás contando no solo los días, sino las horas e incluso los minutos para que podáis estar cerca el uno del otro.

Esto también significa que ambos se desviven por verse el uno al otro. Intentas ir a sitios que va la otra persona con la esperanza de que os encontréis.

Ese sentimiento de atracción a menudo conduce al sentido del anhelo intenso. Te gusta la compañía de la otra persona y viceversa, ¡así que haces todo lo posible por verle!

10.- BROMEAR

Las bromas pueden ser tomadas como algo infantil, y no siempre es una forma segura de evaluar la química. Dicho esto, normalmente muestra que alguien puede estar interesado en ti de alguna manera. Puede haber significados sutiles detrás de las bromas a los que quizás no estés prestando atención, y esos significados pueden indicar química.

Como algo infantil, es posible que no hayamos sabido lo que realmente estábamos tratando de hacer. Como adultos, es más intencional: se hace para obtener atención, provocar reacciones y establecer una buena relación. Aquí hay algunos ejemplos:

  • Empujarse uno a otro ligeramente.
  • Usar apodos tontos o bonitos.
  • Picándose con el otro (inofensivamente!)
  • Imitarse el uno al otro

Ten en cuenta que las bromas, en este caso, nunca deben hacerse para ofender o hacer daño. En cambio, es una forma de interactuar entre sí y mostrar el afecto de una manera más divertida. Muchos incluso podrían decir que parecéis una pareja de abuelitos por lo mucho que os picáis.

¿Te ha gustado este artículo? Deja un comentario sobre lo que piensas o compártelo por favor en facebook. Gracias!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.