Inicio / Tips / Cómo la gente inteligente trata con la gente que no le gusta

Cómo la gente inteligente trata con la gente que no le gusta

Algunas personas nos vuelven locos en todo tipo de circunstancias o lugares y nosotros también volvemos locos a otros. Hay gente que nos cae mal por diversos motivos, bien sea por su carácter, bien por sus bromas que no entendemos…Sin embargo, nosotros esperamos de ellos que nos sigan la corriente. Curioso!

¿Te has preguntado si es posible ser imparcial con alguien que te toca las narices todo el tiempo?, o ¿si debes de evitar ir a comer con alguien que prefieres evitar? Deberías de intentar analizar esto y sacarle un poco de jugo. Es decir, sé cuanto menos práctico.

Aquí te explicamos lo que hace la mayoría de la gente inteligente; el qué y el cómo lo hacen.

1) Asumen que no todo el mundo les va a caer bien

A veces nos vemos atrapados en la trampa de pensar que somos buena gente. Creemos que vamos a recibir de todos con los que tratamos un trato increíble porque nos creemos estupendos. Pues bien, es inevitable el hecho de que te encontrarás gente difícil que se oponen a lo que piensas. Las personas inteligentes lo saben. También reconocen que los conflictos o desacuerdos son el resultado de diferencias en los valores.

Que una persona no te guste no implica intrínsecamente que sea una mala persona. La razón por la que no te llevas bien es porque tenéis valores diferentes, y esa diferencia crea juicio. Una vez que aceptas que no todo el mundo te va a caer bien, y que no todo el mundo tiene tus mismos valores y cuando ambas partes sois capaces de reconocer que estáis en otro plano, habéis dado el primer paso para llevaros mejor.

2) Soportan (no ignoran o rechazan) los que no les caen bien

Seguro que puedes hacer un esfuerzo cuando alguien está constantemente criticando cosas, sonreir un poco cuando el chiste que cuenta es malo o cuando hace algo que te pone nervioso.

Necesitamos personas que tienen diferentes puntos de vista y que no tienen miedo a discutir al tratar algo dentro o fuera de nuestra empresa. Tal vez no sea fácil, pero hay que contar con ellos. Son a menudo aquellos quienes nos desafían o nos provocan y nos llevan a nuevas ideas y a impulsar al grupo hacia la meta correcta. Recuerda, no eres perfecto y sin embargo, la gente te aguanta.

3) Tratan a los que les caen mal con educación

Sea lo que sea lo que piensas sobre alguien, si eres agradable con esa persona va a estar muy en sintonía con tu actitud y comportamiento, y es probable que sea recíproco. Si eres desagradable, es probable que ellos sean desagradables contigo también. La clave es ser justos, imparciales y pausados.

Aprende a poner cara de póker y no te rebajes a su nivel y a actuar de la manera que ellos lo hacen.

Big Bang Theory

Foto: Tommy Ga-Ken Wan

4) Tienen expectativas realistas de la gente

No es raro ver cómo las personas se generan expectativas poco realistas sobre los demás. Podemos creernos que los demás actúan exactamente como lo haríamos nosotros, o decir por ejemplo las cosas que podríamos comentar en una situación determinada. Sin embargo, la realidad no es así. Y esto sólo nos acarrea frustración y decepción (es no conocer a la otra persona).

Si una persona hace que te sientas de la misma manera siempre, has ajustado tus expectativas adecuadamente. De esta manera estarás preparado psicológicamente y su comportamiento no te cogerá por sorpresa. Las personas inteligentes hacen esto todo el tiempo. No se sorprenden del comportamiento agradable que reciben en el día a día.

5) Se centran en sí mismos

No importa que es lo que hagas porque algunas personas son incapaces de ponerse en nuestra piel. Es importante que aprendas cómo manejar tu frustración cuando se trata de alguien que te cae mal o te molesta. En lugar de pensar en lo capullo que es esa persona, céntrate en pensar por qué está reaccionando a tu forma de ser. A veces lo que no nos gusta en los demás es con frecuencia lo que no nos gusta en nosotros mismos.

Identifica los factores que provocan el problema. De este modo, serás capaz de anticipar, suavizar, o incluso alterar su reacción. Recuerda: es más fácil cambiar tu percepción, actitud y comportamiento que pedirle a alguien que sea un tipo diferente.

6) Hacen una pausa y se lo piensan dos veces

Cuando alguien suelta un comentario irritante, respira profundamente y si puedes cuenta hasta 5 antes de contestar, te puede ayudar a calmarte y protegerte y no tener una reacción exagerada, lo que te permitirá continuar con la mente un poco más abierta.

7) No se cortan y saben cómo decir las cosas

Si hay una persona que te está sacando de quicio por su comportamiento o sus formas de decir las cosas, se lo hacen saber, La clave está en saberlo hacer evitando el lenguaje acusatorio. Por ejemplo, “cuando me cortas en las reuniones, me da la sensación que no valoras lo que digo”. A continuación, espera a ver que te dice.

Es posible que la otra persona lo haga como acto reflejo y sin mala fe. Es cuestión de hablarlo.

8) Se mantienen alejados físicamente

Si nada de lo anterior funciona, puedes optar por esta última opción.
Excúsate y sigue tu camino sin hacer caso (fuera del entorno laboral) o si es en el mundo laboral siéntate lo más lejos posible. Con un poco de distancia de por medio, la empatía y la perspectiva de las cosas son más sencillas.

La vida sería más agradable si nunca tuviéramos que tratar con gente que no nos gusta, pero todos sabemos que eso no es así.

¿Te ha gustado este artículo? Compártelo por favor en facebook o twitter. Gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.