Dieta cetogénica, 10 cosas que debes de saber

La dieta cetogénica se ha puesto muy de moda. Pero, ¿cómo es la dieta cetogénica? Una dieta cetogénica es baja en carbohidratos y alta en grasas (LCHF). La alimentación cetogénica entrena a tu cuerpo a utilizar la grasa como fuente principal de combustible en lugar de la glucosa. Este estado de quema de grasa se llama cetosis.

Es importante entender qué es una dieta cetogénica, qué no es y cómo usarla para lograr los objetivos. Aquí ponemos 10 consejos sobre la dieta cetogénica que debes de tener en cuenta antes de meterte en ella.

1.- Esta dieta es un cambio de estilo de vida, no una dieta en sí

Para que la dieta cetogénica tenga un impacto duradero en nuestra salud, debe mantenerse por un largo período. Los días que tomes mucho carbohidratos , darás un paso atrás en esta dieta y te impedirán cosechar los frutos de este estilo de vida. Los carbohidratos deben introducirse gradualmente y con precaución para evitar salir de ese estado cetogénico que buscamos.

2.- La gripe cetogénica existe y se puede prevenir por completo

El miedo a la «cetogripe» es un freno para personas que piensan en comenzarla. ¿Qué efectos tiene la «cetogripe»? Dolores de cabeza, niebla cerebral (falta de claridad en los pensamientos) y fatiga general. La cetogripe es el resultado físico natural de ingresar la cetosis. Agregar suplementos de electrolitos y sal extra a la dieta puede ayudar a mitigar estos efectos a corto plazo.

3.- No es una dieta alta en proteínas

Es una idea errónea bastante común pensar que es una dieta alta en proteínas. De hecho, las dietas cetogénicas son altas en grasas, moderadas en proteínas y bajas en carbohidratos. Consumir una gran cantidad de grasa saludable ayuda a la saciedad. No se recomienda el exceso de proteína, ya que puede convertirse en glucosa y eliminar la cetosis.

4.- No es mágica

Durante las primeras semanas de la dieta, puedes experimentar una rápida pérdida de peso. A medida que pasa el tiempo, tu pérdida de grasa se estabilizará e incluso puede estabilizarse. La bueno de la dieta cetogénica es lo fácil que es controlar el hambre una vez que tu cuerpo se acostumbra a un estilo de vida bajo en carbohidratos. Lo importante es hacer un seguimiento de lo que comes.

5.- Algunas personas experimentan cambios corporales inusuales

La cetosis puede afectar a tu cuerpo de varias maneras, tanto positiva como negativamente. Algunas personas notan más energía y una mejor capacidad mental. Otros sin embargo, notan un extraño olor corporal, tienen mal aliento y niebla cerebral como decíamos. Las mujeres pueden experimentar cambios en sus ciclos menstruales, ya que sus hormonas se equilibran con esta nueva forma de comer. Estos malos síntomas asociados deben disminuir a medida que el cuerpo se ajusta a la cetosis.

6.- Puedes seguir comiendo lo que más te gusta

El hecho de que estés limitando los carbohidratos no significa que no puedas comer lo que más te gusta. Los consejos y las recetas dietéticas de la dieta cetogénica abundan en Internet. Hay muchas recetas y dietas bajas en carbohidratos incluso con los alimentos más cotidianos (incluso pizza o brownies… 🙂 Sin embargo, ten cuidado con los sustitutivos del azúcar, ya que algunos tienen un alto impacto glucémico y pueden eliminar la cetosis.

7.- Lo que bebes con esta dieta es importante

Es clave controlar lo que bebes. Necesitamos mucha agua. La hidratación adecuada también nos impide enmascarar el hambre. Los edulcorantes artificiales en las bebidas dietéticas pueden originar pérdida de peso, así que ojo. Las bebidas alcohólicas también hay que vigilarlas. Y
por último, el café hay que tomarlo sin azúcar.

8.- No es solo para perder peso

Puede ser fenomenal para bajar de peso. Sin embargo, el estilo de vida cetogénico está ganando popularidad entre quienes padecen enfermedades crónicas como la diabetes, PCOS (enfermedad de los ovarios poliquísticos) y algunas enfermedades neurológicas. Los estudios médicos son muy recientes, pero cada vez más personas recurren a un estilo de vida bajo en carbohidratos para ayudar a evitar o curar enfermedades.

9.- Ojo con los carbohidratos ocultos

Las opciones en esta dieta son muchas, pero no permite mucho margen de maniobra cuando se trata de los carbohidratos. Los carbohidratos disimulados incrementales se pueden esconder en muchos productos «seguros» como lácteos, bebidas y alimentos procesados. Observa los tamaños de las porciones y las etiquetas nutricionales para evitarlos. La forma más fácil de evitar los carbohidratos ocultos es comiendo alimentos integrales.

10.- La planificación es clave para el éxito cetogénico

La mejor manera de garantizar el éxito de la dieta cetogénica es planificarla. Los alimentos de fácil preparación, casi siempre son abundantes en carbohidratos. Dedicar tiempo para planificar las comidas puede marcar la gran diferencia entre el éxito y el fracaso.

Hacerla ahora es más fácil que nunca. Las opciones son abundantes y asequibles. No temas pedir una ensalada en lugar de patatas fritas.

Esta no es una dieta de pérdida de peso rápido. Sin embargo, puede ser una herramienta muy efectiva para conseguir una vida más saludable. Si sigues estos consejos escritos, irás por buen camino para que te vaya bien con la dieta cetogénica. No te intranquilices, ten cuidado y no te obsesiones con la báscula.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.