Por qué encontrar la persona correcta empieza por ti

Encontrar la persona idónea para ti puede requerir que abandones tu cuento de hadas y estés dispuesto/a a aceptar que ese hombre/mujer puede no ser una persona alta, guapa, deportista y con un buen CV, sino más bien alguien de altura media, un poco de sobrepeso y posiblemente calvo. La mujer de tus sueños puede no tener la figura perfecta con la que soñaste, tener exactamente las mismas aficiones que tú o seguirte ciegamente a donde quieras ir.
Pues bien, los rasgos de esa imperfección son los que los hacen perfectos para ti.

CONOCE A TI MISMO Y CICATRIZA TUS HERIDAS

Conocerse a sí mismo puede ser un componente crucial para encontrar el amor de por vida. Tengo una amiga que tenía inseguridades, complejos que no reconocía, malos amoríos pasados ​​y que arrastraba bagajes emocionales; ella encontró esa persona para ella a los 70 años de edad.

Cómo es eso posible, te preguntarás. Esta es su historia.

Se casó pero lamentablemente esta persona enviudó a los 50 años. Los hechos relacionados con la muerte y las relaciones que tenía su esposo le impidieron convertirse en la persona que debía ser. Tampoco aceptaba quién era (siempre quiso ser otra persona que no llegaba ser). Una vez que se aceptó a si misma e hizo algunos cambios necesarios en su vida, encontró al hombre de sus sueños. Y eso fue a los 70 años.

Ahora, no cometas el error de pensar que fue tan fácil como parece esta historia tan auténtica. Le costó años. Por casualidad me hice amigo de ella en sus últimos años. Fue una transformación increíble y el día de su boda no lo olvidaré nunca. Se casaron un año después de haber comenzado a salir porque «simplemente lo sabían».

No cometas el error de pensar que la persona perfecta te hará feliz y te librará de todos tus complejos e inseguridades. El objetivo en la vida debe ser convertirse en la mejor versión de ti mismo que puedas ser. Ahora bien, ese es un proceso de toda una vida. Siempre debes estar cambiando y creciendo. Sin embargo, es esencial que reconozcas que la felicidad es un concepto del «ahora». No se trata de cuando todos los astros estén perfectamente alineados.

Pareja enamorada

NADIE ES PERFECTO

Aprender a darte cuenta que no puedes pedir o encontrar alguien perfecto porque tampoco nadie lo es, puede ser un gran alivio para ti. La presión a la que tú mismo te sometes al obligarte a encontrar a alguien perfecto es contradictoria con nuestra naturaleza y te hace un infeliz.

Ser consciente de tus defectos te hará más realista y te facilitará las cosas. También equilibrará la idea de que la persona correcta que estás buscando debe coincidir con tu idea de «persona perfecta». No necesitáis ser perfectos, y no deberías serlo. Sus imperfecciones compensarán perfectamente tus imperfecciones y permitirán que las cosas buenas de cada uno brillen mucho más.

SE FELIZ CON QUIEN ESTÉS Y DONDE ESTÁS AHORA.

Para muchos de nosotros, ese es un concepto difícil. Parte de eso significa lidiar con tus miedos e inseguridades pasadas. Tienes que poder pasar de algunas cosas y quererte a ti mismo para dejar que entre el amor. Esto no es solo un cliché. Cuando estás dolido, enfadado o amargado, confías menos en los demás y, por lo tanto, estás menos abierto a permitir que otros entren en tu vida.

Cuanto antes te cures, mayor disposición a encontrar a esa persona tendrás, a confiar en esa persona y en su vida, y estarás abierto a enamorarte.

QUIERE A TUS IMPERFECCIONES

Conocerse a si mismo debe incluir querer a tus imperfecciones, así como las imperfecciones de los demás. Nuestras imperfecciones son parte de lo que nos hace quienes somos. Son los rasgos únicos de tu personalidad lo que te hacen ser tú. Lo que te puede parecer un defecto, otra persona puede encontrarlo como un valor real. La misma filosofía debería aplicarse en cómo vemos a los demás.

ESFORZARSE AL MAXIMO PARA CRECER JUNTOS

Mientras te esfuerzas por sacar la mejor versión de ti mismo, la persona idónea puede aparecer en tu vida y causarte aún más impacto.

Encontrarlo no es cuestión a veces de un amor a primera vista. Puede ser una cuestión de observarlo (conocerlo poco a poco). Y te darás cuenta de que esa persona va a convertir tu mundo en otra cosa. Te va a hacer cambios para mejor de los cuales no eras consciente. Te pondrá a prueba (no en el mal sentido), superarás tus límites e incluso te sacará de quicio. Al final, los dos os habéis ido moldeados juntos.

No todas las relaciones son fáciles al principio. Todos somos un trabajo en progreso y, por lo tanto, las relaciones también requieren trabajo. Aprender luchando juntos por el amor y apoyándoos mutuamente, hará que más fuerte se vuelva ese amor. La vida es dura y también lo son las relaciones. Ambos requieren trabajo, pero ese trabajo se convierte en la base de algo grandioso y duradero. Saber que os apoyáis mutuamente genera confianza, una sensación de calma del uno con respecto al otro, una habilidad innata para comunicarse entre sí y el consuelo en la cercanía del otro.

LA PERSONA CORRECTA PARA TI, AYUDARÁ CRECER TU CAPACIDAD DE AMAR, TE HARÁ MAS EMPÁTICO, SERÁ TU MEJOR SOPORTE Y ADEMÁS SACARÁ LA VERSIÓN DE TI

La persona correcta no es tan solo aquella que saca los mejor de ti. Estáis juntos para ayudaros mutuamente en este mundo y en esta vida. Con un trabajo continuo, comunicación, confianza, respeto y amor, vuestra relación solo puede fortalecerse. Con aprecio y gratitud, el amor solo se vuelve más grande. Cuanto más amor compartes, más crece.

En conclusión, encontrar la persona correcta requiere de que seas consciente de quien eres y de aceptarte a ti mismo, con tus defectos y todo, para que, a su vez, puedas abrir los ojos y el corazón. La persona que te haga feliz quizás no sea la de tus sueños, y tú tampoco para él/ella. Sin embargo, una relación con la persona correcta será mucho más sustancial y gratificante que cualquier cuento de hadas que esté en tu imaginación.

Nunca te obsesiones con perseguir el amor. Persigue objetivos y sueños. Persigue los comportamientos que te harán sentir mejor. No persigas el amor; deja que suceda por accidente, y cuando te encuentres el accidente, sabrás que se suponía que te encontraría a propósito.

¿Te ha gustado este artículo? Compártelo por favor en facebook. Gracias!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.