15 salidas para tratar con egocéntricos o egoístas

Todos conocemos a un egoísta. Hacen que todo gire en torno a él. Independientemente de sus intenciones y acciones, hay poco que puedas hacer para tenerles contentos. No importa lo que hagamos porque nunca valorará las cosas.

Por ejemplo, si tienes una conversación sobre lo que has conseguido o sobre tus problemas, te lo «devuelven». Es decir, terminas escuchando sus problemas y opiniones. Esa es una de las razones por las cuales las personas egoístas son francamente insoportables y nadie quiere estar cerca de ellas.

Tratar con una persona egoísta es complicado. Pero, lo primero que debes hacer es definir e identificar a una persona egoísta.

Estas son las dos características principales de una persona egoísta:

  1. Las personas egoístas siempre se preocupan exclusiva o excesivamente por su imagen, salud y objetivos.
  2. No respetan los sentimientos o las necesidades de las personas que les rodean.

Por mucho que les quieras, hay poco que hacer con ellos para que cambien. Si bien algunos de ellos pueden tener su momento de generosidad, la mayoría de ellos carece de la voluntad o la habilidad para ser una persona de bien. Comprender este rasgo te hará comprender por qué van a lo suyo.

No es que no respondan. Dichas personas pueden elegir cómo quieren responder a una necesidad específica. Por ejemplo, cuando necesitan tu ayuda, se mueven entre ignorarte o pretender parecer estar ocupados.

Dicho esto, echa un vistazo a estas 15 salidas que funcionan cuando tienes que tratar con personas egoístas.

1.- ¿NO TE AGOTA HABLAR DE TI MISMO?
Justo cuando necesitas que alguien comparta tus penas (o incluso alegrías), una persona egoísta es capaz de ponerse a despotricar sobre si mismo solo para ganar tu simpatía. Eso es duro después de un día estresante o largo.

2.- YA ES HORA DE QUE LO SUPERES
¿Qué mejor manera de decirle a alguien que se calle? No te sentirás mal, y la otra persona no debería. Después de todo, eso es lo que deben hacer para que su vida (y la de todos los demás) sea más llevadera.

3.- ¿TE PEDÍ CONSEJO U OPINIÓN?
La mayoría de ellos tienen soluciones para todos tus problemas y les gusta darte consejos cuando menos los necesitas. Pero cada vez que tú lo haces, lo rechazan o lo refutan de inmediato.

Estas personas son inseguras porque intentan esconderse detrás de un falso sentido de supremacía. Por lo tanto, la próxima vez que te den sus «valiosos» consejos, no tengas miedo de hacer esta pregunta.

4.- GRACIAS POR ESCUCHARME PERO, ¿POR QUÉ ESTAMOS HABLANDO DE TUS COSAS?
¿No te gustaría poder decirle eso a alguien que sigue hablando de sí mismo? Las personas egoístas tienen la costumbre de ignorar los problemas de la otra persona, y esa es una de las razones por las que nunca prestan atención a los problemas de los demás. Siguen a lo suyo contando sus propias historias.

5.- POR FAVOR HÁBLAME MENOS DE TI
Qué manera tan educada de evitar que alguien siga hablando todo el rato sobre sus cosas. Esta salida funciona muy bien en una primera cita cuando una persona egocéntrica se olvida de preguntarte sobre tus preferencias y objetivos en la vida.

6.- ¿SOLO EXISTO CUANDO NECESITAS ALGO?
Alguna vez has tenido ese amigo que no está en ninguna parte cuando lo necesitas. Pero justo cuando el te necesita a ti, aparece. Incluso si se ha ido a vivir a otro lado.

7.- MI APARIENCIA ES ALGO QUE SE PUEDE ARREGLAR, PERO ¿QUÉ VAS A HACER TÚ CON PERSONALIDAD?
Cualquiera que te juzgue por tu apariencia, como te vistes o por tu aspecto, merece que le respondas con esa salida. Una persona egoísta que quiere sacarte de tus casillas suele empezar a criticar tu apariencia porque no tiene ningún otro motivo para poder pillarte. No puedes cambiar sus hábitos, pero puedes ponerlos en su lugar.

8.- ESTÁS PERDIENDO EL TIEMPO CONMIGO
A las personas egoístas no les importa perder el tiempo. Pero cuando se trata de su precioso tiempo, nunca lo imaginarían desperdiciándolo. Esa es una de las razones por las cuales esta salida funciona mejor para las personas que no pueden dejar de hacer comentarios negativos sobre tu trabajo, tus elecciones personales y tus opiniones.

9.- ¿NO TIENES NADA MAS AGRADABLE QUE DECIR?
A las personas egoístas les encanta enfocarse en tus defectos. ¿Por qué no darle un giro del asunto hacia ellos para cambiar de tema? Confía en nosotros; Esta salida funciona siempre.

10 – NO QUIERO NI QUE ME LO MENCIONES
A veces, la mejor salida es no decir nada en absoluto. Las personas egoístas y tóxicas necesitan alimentar su frágil ego. Cuando eres indiferente a sus comentarios y puntos de vista, muestra que no tienen poder ni control sobre tus pensamientos y emociones.

11.- NO PIENSO DARTE LAS GRACIAS
Uno de los peores hábitos de las personas egoístas es que esperan que les estés agradecido por todo, incluso cuando no han hecho nada por ti. No es una mala idea recordarles que no necesitas sus consejos, aprobación u opiniones.

12.- ¿POR QUÉ LECHES PIENSAS ESO?
El mejor truco para responder a una persona grosera es plantear otra pregunta. Siempre puedes contrarrestar las emociones negativas y los comentarios al interrogar a la otra persona. Con esta salida, puedes callarlo.

13.- ¿TE HAS DADO CUENTA DE QUE HAY DOS PERSONAS EN ESTA HABITACIÓN?
Uno de los hábitos de las personas egoístas es que piensan que son los únicos presentes. Esa es probablemente la razón por la que ni siquiera aparentan escucharte cuando estás hablando.
¿Qué mejor manera de hacer que se de cuenta de que sabes lo que está tratando de hacer?

14.- ¿ERES SIEMPRE ES TAN DIVERTIDO?
A veces, las personas narcisistas y egoístas usan el sarcasmo o el humor para enmascarar los insultos o desprecios, pero lo suficiente como para identificar sus comentarios ofensivos. Este regreso los aturde porque esperan que sonrías o te rieras tímidamente.

Cada vez que alguien diga algo que suene más como un insulto que una broma, finalice la conversación con este regreso.

15.- PERDONA, NO TE ESCUCHABA. ¿QUÉ ESTABAS DICIENDO?
No, no estás siendo maleducado. Le está dando a una persona egoísta otra oportunidad para reformular su pregunta o comentario. Esta salida muestra que sus comentarios no te afectan y que no estás abierto a su negatividad.

CONCLUSIONES

Tratar con una persona egoísta se vuelve fácil cuando sabes lo que decirle y cómo. Dejar que se desahoguen contigo no cambiará sus hábitos ni les hará cambiar. Sin embargo, emplear estas salidas te ayudará.

Además, a las personas egoístas no les importa lo que pienses o digas. Viven en un mundo de fantasía y nunca cambiarás su forma de ser. Así que, no dejes que te descentren en la vida. No importa cuánto quieras a alguien, pon siempre límites.

¿Te ha gustado este artículo? Déjanos tu comentario o compártelo en facebook. Gracias!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.