Como hacer detergente (líquido) casero

Todo debe lavarse y cada carga de ropa requiere ese aditivo mágico que hace espuma y deja todo con un olor maravilloso: el detergente. Dependiendo del tipo que compres, puede variar mucho de precio y las opciones más baratas tienden a ser las más dañinas para el medio ambiente. También hay muchos suavizantes a elegir, muchos de los cuales provocan dolores de cabeza, y algunas personas tienen una piel tan súper sensible que también reaccionan a los químicos de estos productos.

Afortunadamente, con solo un poquito de tiempo y esfuerzo, puedes hacer tu propio detergente para la ropa pagando mucho menos de lo que pagarías que por cualquier otro de la tienda.

El tipo de jabón que uses para esto determinará la fragancia, por lo que si prefieres usar productos que no tengan aromas fuertes, elige una barra de glicerina vegetal pura o jabón de Castilla, ya que generalmente no tienen fragancia. También son a su vez de las opciones más ecológicas que existen, por lo que no tienes que preocuparte por contaminar con un montón de productos químicos. Este detergente casero es seguro para fosas sépticas y es completamente biodegradable.

*Nota: puedes omitir el paso de «disolver en agua» y simplemente mezclar los ingredientes secos (jabón rallado, bórax y lavado/bicarbonato de sodio) y luego usar 2 cucharadas de ese detergente seco en cada carga de ropa, pero si sigues estos pasos, debes lavar la ropa en agua caliente o llenar la lavadora parcialmente con agua caliente y disolver el jabón antes de agregar la ropa y completar con la temperatura del agua que elijas. Este detergente no se disolverá en agua fría.

Lo que necesitarás:

  • 1 litro de agua
  • 1 pastilla de tu jabón favorito, rallado
  • Un cuenco grande
  • 1 taza de bórax
  • 1/2 taza de bicarbonato de sodio
  • Una olla grande
  • 2 recipientes grandes vacíos con tapa
  • Rallador
  • Embudo
  • Cuchara larga de plástico o metal
  • Opcional: aceite esencial con una fragancia complementaria al jabón que estás usando

Paso 1: Rallar

Ralla la pastilla jabón. Si tienes un rallador superfino, úsalo, ya que conseguirás que el jabón se derretirá mucho más rápido que cuando se ralla con los agujeros grandes. Lo importante es que quede en trozos muy pequeños, esa es la clave. Si no tienes rallador, ayúdate de un cuchillo.

Jabón Rallado

Paso 2: Disolver

Calienta el agua en una olla grande a fuego medio-alto y luego agrega el jabón rallado poco a poco, removiendo suavemente con la cuchara hasta que se disuelva.

Paso 3: Mezclar

Una vez que el jabón se haya disuelto por completo, retira la olla del fuego y agrega el bórax y el bicarbonato de sodio. Al igual que hiciste con el jabón, agrégalo poco a poco y remuévelo continuamente hasta que todo se haya disuelto. Déjalo enfriar durante media hora más o menos.

Paso 4: Aromatizar

Una vez enfriado, puedes añadirle un poco de aceite esencial para perfumar, si lo prefieres. Si vas a hacer esto, asegúrate de agregar un aroma que sea complementario al jabón que usaste: agregar algo dulce o mentolado a un jabón cítrico será absolutamente repugnante, así que mantén el mismo perfil de fragancia. En caso de duda, no lo hagas.

Si decides usar aceites esenciales, agrega 20 o más a la olla y mueve bien. Una buena combinación es limón y mandarina, ya que las notas cítricas en nuestra ropa de cama y demás quedan muy bien, pero otro que va muy bien es el de rosa: usa un jabón con aroma a rosas y luego agrega aceite esencial extra puro de rosa. Ten en cuenta el uso de este detergente en particular, ya que no es muy del gusto de los hombres; para un detergente para hombres, mejor con aromas sin olor, menta, cítricos o «verdes».

Paso 5: decantar y almacenar

Vuelca el detergente líquido (es posible que necesites ayuda) en los recipientes hasta que estén a las 3/4 de su capacidad. Esta mezcla puede espesarse un poco una vez que se enfría, así que deja un poco de espacio para añadir agua si es necesario. Si estás usando un cubo de plástico grande con una tapa, simplemente vierta el contenido de la olla en el cubo y ciérrelo. Luego, emplea 1/2 cazito para cada carga de ropa, ¡y listo! Ropa limpia.

Si sigues estos pasos, nunca más tendrás que comprar detergentes repletos de agentes químicos y tendrás fácilmente para más de 30 lavados y a un precio imbatible.

Table could not be displayed.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.