¿Por qué no puedo perder peso?

Es natural que alguien en una situación así se pregunte «¿Por qué no puedo perder peso? ¿Por qué me esfuerzo tanto y no lo consigo?
Incluso puedes llegar a pensar en rendirte, pero no lo hagas!
Vamos a descubrir y encontrar algunas soluciones realistas.

Primero, es importante resaltar que ser flaco no hace que alguien esté sano o en forma como crees. De hecho, eso está lejos de ser verdad porque no siempre es así. Sin embargo, es un hecho conocido que existen más riesgos para la salud asociados con la obesidad. Con esto en mente, perder de 5 a 10 kilos podría mejorar tu estado de salud y tu estado físico general.

Por ejemplo, el exceso de grasa puede causar inflamación y corres el riesgo de dañar las articulaciones y los tejidos. Al perder y mantener el peso, disminuirán tus posibilidades de tener enfermedades como artritis, inflamación y daños en las articulaciones.

Ahora que hemos visto la importancia de la pérdida de peso, pasemos a la parte interesante: «8 posibles razones por las que no estás adelgazando».

1. ¿Comienzas el día con un buen desayuno?

Aquí está la clave de la dieta. El desayuno es la comida más importante del día y si te saltas la comida más importante del día, probablemente te estés haciendo un flaco favor.

Puedes pensar que saltarse el desayuno te ayudará a quitarte algún kilo. Sin embargo, a mediodía, te encontrarás muerto de hambre, lo que hará que comas más durante el almuerzo. Los estudios han demostrado que saltarse el desayuno está correlacionado con la obesidad.

Debes de comer en la primera hora desde que te levantas. Come algo rico en fibra y lleno de proteínas para aguantar hasta el almuerzo. Toma fruta, una tostada con aceite de oliva virgen extra o una tostada de trigo integral con huevos junto con un poco de yogur griego.

Por qué no puedo perder peso

2. ¿Tu metabolismo afecta tu estado físico?

La rapidez con que quemas calorías dependerá de tu metabolismo. Si tu metabolismo es lento, entonces quizás sea esa la razón por la que no estás perdiendo el peso tan rápido como te gustaría.

Hay muchos factores que afectan a tu metabolismo, por ejemplo, el envejecimiento o cuan activo es tu estilo de vida. Si no eres tan activo como lo eras antes, puedes perder masa muscular. Como resultado, tu metabolismo se ralentiza.

Si deseas acelerar su tasa metabólica, haz pesas y mantente alejado de las dietas bajas en calorías.

3. ¿Puede la genética afectar a tu estado físico?

Sí, es posible que hayas heredado el metabolismo lento de tus padres o incluso de tus abuelos. No puedes combatir esta parte de la genética.

Desafortunadamente, con un metabolismo más lento, tendrás que trabajar más duro que aquellos con un metabolismo rápido para perder peso.

4. ¿El tipo de sexo reduce las posibilidades de perder peso?

Suena tonto, ¿verdad? ¡No lo es! Esta es una gran pregunta y la respuesta es complicada.

Según un estudio, parece que es mucho más fácil para los hombres perder peso en comparación con las mujeres. Por otro lado, cuando las mujeres pierden peso, lo mantienen más tiempo que los hombres. Las grandes diferencias son dónde y cómo los hombres y las mujeres pierden peso.

Los hombres pierden peso en su área abdominal primero. Las mujeres, no tanto. El estómago y las caderas son las zonas más difíciles del cuerpo para que las mujeres pierdan esos michelines. Por lo tanto, si eres una mujer que quiere perder peso en la zona del estómago, ponte corsés y fajas de cintura, te ayudarán.

Recuerda, la pérdida de peso no son todos corsés, la mejor manera de perder peso junto con usar fajas y hacer ejercicio es crear un déficit de calorías.

5. ¿Cenas o picas casi antes de acostarte?

Comer lo que sea cerca de la hora de acostarse es un no-no. Si tienes el hábito de comer antes de acostarte, podría ser la razón por la que perder esos kilos y ponerse en forma es un infierno para ti. Al comer antes de acostarte, estás dificultando quemar la grasa.

Un estudio realizado por investigadores del Hospital Brigham and Women y la Escuela de Medicina de Harvard en los EE. UU. y la Universidad de Murcia en España, concluyeron que el consumo de alimentos durante la noche circadiana desempeña un papel importante en la composición corporal.

Intenta cenar unas dos o tres horas antes de acostarte. Cualquier cosa menos elevará tus niveles de azúcar en la sangre y de insulina.

Los picoteos después de la cena también aumentan la ingesta de calorías dependiendo de la merienda que elijas. Si tienes que comer algo, elige tus bocadillos sabiamente.

6. ¿Puede el estrés puede afectar tu estado físico?

Algunas personas se estresan y comen mas por ello, y aquí está el tema. Pican calorías vacías, como chocolatinas, bollería o helado.

Haz un esfuerzo consciente para reducir tus niveles de estrés tomando una ruta alternativa y, en lugar de comer mas por el estrés, reduce el estrés haciendo ejercicio o meditando.

El estrés juega un papel vital en nuestra salud y estado físico, y si es necesario, busca ayuda médica adecuada.

7. ¿Qué pasa si tienes problemas para dormir?

A veces, cuando estás preocupado o sufres de ciertas enfermedades, puedes tener problemas para quedarte dormido. Esto también puede afectar la tasa metabólica y a tus niveles de energía.

Cuando no tienes suficiente energía, hace que hacer ejercicio sea mas duro. Esta podría ser otra razón por la que no puedes perder peso.

¿Sabías que las personas que no descansan lo suficiente comen alrededor de 300 calorías o más al día en comparación con las personas que duermen lo suficiente?

Por ejemplo: después de llegar a casa, después de un duro día de trabajo, nadie quiere cocinar. Es más fácil pasar por el primer sitio de comida rápida y meterte sin darte cuenta 1.200 calorías. E incluso comer ese postre que venden que añaden otras 300 calorías.

La comida basura contiene muchas calorías ocultas, lo que dificulta que tu cuerpo las queme durante la noche.

8. ¿Podría tu tiroides influir a que no adelgaces?

Una tiroides poco activa puede influir en tu capacidad para perder peso. Esta condición se conoce como «hipotiroidismo«, que no debe confundirse con hipertiroidismo (una tiroides hiperactiva). Vamos explicarlo.

Una tiroides hiperactiva afecta tu capacidad de aumentar de peso, no perderlo.

Con el hipotiroidismo, tu cuerpo retiene la acumulación de agua y sal. Debido a esto, aumentas de peso, lo que dificulta perderlo. Esta condición, junto con otras sustancias químicas en el cuerpo, afecta tus niveles de energía y a tu metabolismo.

Si sospechas que esta es la razón por la que te cuesta perder peso, habla con un profesional médico al respecto. El médico sabrá exactamente qué hacer.

Resumiendo

Hay muchos factores que afectan para ganar o perder peso. Para para perder peso de manera efectiva, debes intentar identificar y controlar estos factores.

Hay una toda una serie de beneficios por perder peso y ponerse en forma. Por ejemplo, al bajar algunos kilos, le quitarás presión a las rodillas y otras articulaciones de la parte inferior del cuerpo. Además mejorarás tu estado general de salud al reducir enfermedades como el estrés, la presión arterial y los niveles de azúcar en la sangre.

Finalmente, recuerda que no se trata solo de lo que comes. Si bien la dieta es vital en el proceso de perder peso y ponerse en forma, no es el único factor a considerar al perder peso. Tienes que hacer un programa de ejercicio bien equilibrado que consista en una dieta y ejercicio. Por lo tanto, realizar ejercicio regularmente, como levantar pesas varias veces a la semana o hacer ejercicio aeróbico, te ayudará a alcanzar sus objetivos más rápido.

Utiliza estos consejos útiles para ayudarte a perder peso, ponerte en forma y alcanzar el cuerpo de tus sueños.

¿Te ha gustado este artículo? Compártelo por favor en facebook. Gracias!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.