¿Crees que no eres lo suficientemente bueno? 11 hechos que demuestran que te equivocas

¿Has tenido alguna vez ese sentimiento de que no encuentras tu lugar en la vida? Si te pasa o ha pasado, lo primero que tienes que saber es que no eres el único. De hecho, raro es el que no pasa por esa situación.

Tengo la muy real sensación que cada persona la tiene cuando la vida le hace preguntas extremadamente difíciles. Y solo porque no podemos responder a todas las preguntas impredecibles, la mayoría de nosotros desarrollamos un sentimiento de frustración.

¿Disfrutas de lo bueno pero te rindes en los momentos difíciles? Pues bien, esta es una pregunta sobre tu fortaleza mental. Y estos tiempos tan complicados es esencial esa vivencia para tu transformación a una persona más fuerte y positiva.

Dicho esto, aquí tienes 11 cosas que hacer cuando crees que no eres lo suficientemente bueno:

1.- Deja de compararte y competir con otros

Todos somos diferentes. Pero el problema con la mayoría de nosotros está en querer convertirnos en otra persona a la que admiramos, y ahí es cuando perdemos nuestra originalidad.

Y con eso, perdemos una cualidad integral: el amor propio.

La comparación interminable con otras personas es lo suficientemente destructiva como para provocar una sensación de inutilidad. Así que, por favor, deja de matar tu singularidad para ser como los demás porque no puedes: cuanto más nos comparamos, más nos perdemos.

Evitemos cualquier comparación con otros para que saquemos lo mejor de nosotros. De esta manera, seguramente evitarás rendirte a la mínima.

2.- Recuerda todo lo que has conseguido

Si crees que no eres lo suficientemente bueno, solo por eso (créeme), ya puedes sentirte orgulloso de ti mismo. Cualquier emoción positiva de tu libro de recuerdos puede elevar tu estado mental y rejuvenecerlo.

Mejor dicho que hecho, sé que es difícil pensar en positivo cuando se está mal. Pero esto es solo una iniciación que se requiere para crear una base sólida para despegar. Ya sea lo más mínimo, cualquier sensación de algún logro en el pasado niega la sensación de inutilidad.

Así que revive tus recordatorios positivos. Es el antídoto perfecto.

3.- Desactiva el modo «comerte el coco» un tiempo

Afortunadamente, esto no es tan difícil como parece. La mente es una cosa poderosa, y en un nanosegundo, puede elevar o aplastar nuestro estado de ánimo debido a las creencias que acechan detrás de nuestros sentimientos.

Entonces, cada vez que creas que no eres lo suficientemente bueno, recuerda que es solo la frecuencia y la calidad de los pensamientos lo que necesitas cambiar, no tú.

Todos nos encontramos con momentos difíciles en los que no podemos hacer mucho para cambiarlos. Lo mejor que puedes hacer es dejar pasar esa mal momento sin pensar demasiado.

Así que, la próxima vez que pienses que no eres lo suficientemente bueno; ¡recuerda, deja de darle tantas vueltas al coco!

4.- Saca tu negatividad

No solo debemos expresar emociones positivas, es imprescindible sacar las emociones negativas. Es la forma más rápida de liberarse de la miseria de no sentirse lo suficientemente bueno.

En pocas palabras, cada vez que sientes que algo te hace sentir mal; ¡suéltalo! Puede costarte al principio pero convéncete a ti mismo de hacerlo.

Tan pronto como te desahogues, sentirás que no solo liberas la sensación de inutilidad, sino que también reinicias tu confianza y estima.

A veces, es mejor decir no que decir sí y ser presa del estrés de tener que hacer algo que no te apetece.

5.- Elije a la persona adecuada para desahogarte

Esto es importante porque si te equivocas puede hundirte aún más. No puedes contarle tus emociones al primero que se te cruza.

Así que asegúrate de desahogarte con alguien que te conoce bien; en la que puedes confiar.

Pero asegúrate de hacerlo. Es posible que no te den el consejo correcto, pero seguramente te den la fuerza que necesitas para pasar el mal momento.

6.- Cualquier acto de compasión puede revivirte

La compasión significa literalmente «sufrir juntos». Entre los investigadores de emociones, se define como el sentimiento que surge cuando ayudas al sufrimiento de otro y te sientes aliviado por ayudarle.

Cuando se desahogan contigo y eres ese apoyo que la otra persona necesita, te hace sentir bien y además de manera instantánea.

7.- Centrarse en los resultados

¿Piensas frecuentemente en lo que puedes conseguir si te va bien antes de lograrlo?

Es un algo común en muchas personas y mas en este mundo materialista. Pensamos solo en cosas divinas asociadas al éxito pero cuando volvemos a la realidad, nos lleva a la frustración y la impaciencia. Simplemente perdemos el rumbo y nos descentra.

¿Por qué? Tu mente se niega a aguantarlo porque ha probado el éxito en tu imaginación. Esto, acompañado de la inseguridad provoca un pensamiento de que no eres lo suficientemente bueno.

¿Te preguntas qué hacer? No le des tantas vueltas al hecho de conseguir el éxito desarrollando el autocontrol.

8.- Haz ejercicio

¿No te sientes lo suficientemente bien? La mayoría de las veces, una pequeña sesión de ejercicio es todo lo que necesitas para volver a cargar baterías.

Cualquier forma de ejercicio no solo desintoxica tu cuerpo sino que también libera hormonas felices que van directas a tu mente. No necesitas ir al gimnasio cada vez que te pase; quizás con salir de tu oficina o de tu casa y dar una vuelta es suficiente. ¡Pruébalo!

9.- Deja de cumplir expectativas indebidas en tu entorno

¿Estás siempre tratando de cumplir las expectativas que los demás han puesto en ti? Si es así, estás cavando tu propia tumba. No solo perderás amigos, sino también tu individualidad. ¿Te has preguntado cuánto tiempo puedes mantener esas expectativas? No mucho tiempo.

Si no cambias, estás destinado a evocar la sensación de inutilidad. Puede que haya gente que tenga puestas muchas expectativas en ti, pero ten clara la diferencia entre asumir las responsabilidades esenciales y ser el títere de los demás.

10.- No idealices la vida de las personas en las redes sociales

¿No te parece que hay demasiada vida perfecta publicada en las redes sociales? ¿Puedes identificar la realidad detrás de esas fotos?
Nunca, y aquí es donde echas de menos tu persona.

La ironía es que cuando no te sientes bien contigo mismo, la mayoría de nosotros pasamos inconscientemente mucho tiempo hablando por teléfono de lo que has visto. Esas sonrisas engañosas que has visto en las redes están en tu mente y sigues un sentido de comparación con ellas.

¡Déjalo desde ya! Utiliza las redes sociales con realismo.

11.- Deja de criticar la vida y comienza a apreciarla

¿Tienes comida, ropa y casa? Pues estás por encima de la mayoría de la población mundial. Cuando creas que no eres lo suficientemente bueno, simplemente detente ahí y aprecia tu vida por las cosas simples que de verdad nos dan la felicidad.

Recuerda siempre: solo cuando aceptas lo mínimo que tienes en la vida, tu actitud positiva la manejarás mejor.

CONCLUSIÓN

¡Mira el lado positivo! Eres una persona valiente que tiene las agallas de aceptar que algo está mal contigo. No solo eso, estás además listo para arreglarlo. Si no te sientes lo suficientemente bien, eso significa que tu cociente de sentimientos está funcionando bien. ¡Y eso es genial!

La única preocupación son los pensamientos negativos incontrolables que te alejan de la positividad.

Recuerda siempre: cada vez que te sientas deprimido, debes manejarte con cuidado y con cariño.
Nada es permanente, es duro pero pasará.

¡Aprovecha esto como una oportunidad porque cuando crees que estás a punto de perder, en realidad es el comienzo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.